Blog

Edificios inteligentes del futuro

Rocío Campaña, alumna del grado en Ciencia, Gestión e Ingeniería de Servicios en la URJC.

Dos universitarias de Madrid premiadas por un proyecto de energía solar

Entre más de 600 ideas, el proyecto InSunny fue uno de los premiados por la empresa Schneider electric en el HackOn Madrid, organizado por la empresa Trivu. Tuve la oportunidad de trabajar con una empresa que se preocupa por nuestro planeta, por mantenerlo y cuidarlo, como es Schneider electric, empresa la cual ha sido capaz de lograr una mayor sostenibilidad gracias a soluciones digitales energéticas y de automatización, y ¿cómo puede una estudiante de ingeniería de servicios aportar ideas y solventar problemas en una empresa tan grande como Schneider electric?

La empresa Trivu se encargó de seleccionar y reunir a treinta jóvenes talentos de diferentes grados y universidades, de la mano de Schneider electric, con el fin de proponernos varios retos, los cuales elegíamos previamente sin saber en qué consistiría cada uno de ellos, ni como solventarlos.

Brainstorming para el proyecto InSunny

El reto que decidí escoger, junto con mi compañera, Ana Arteaga de la Universidad Politécnica de Madrid, consistía en aportar soluciones sobre los edificios inteligentes de un futuro no muy lejano, tras una lluvia de ideas, definir y localizar problemas, además de seleccionar soluciones, mi compañera y yo decidimos poner en marcha nuestro proyecto InSunny. El proyecto consistía en aprovechar al máximo la energía solar, instalando paneles solares rotativos de 180o en diferentes edificios, además de tener en cuenta las nuevas formas de trabajo, como el coworking y teletrabajo. Para su desarrollo y puesta en marcha, decidimos proponer el uso del Big Data y la ubicación del usuario a través de una aplicación móvil, de esta manera obtendríamos información que nos permita analizar el uso energético, pudiendo almacenar o utilizar dicha energía a lo largo del año al gusto y necesidad de cada consumidor.

Para llevar a cabo el proyecto y subvencionarlo propusimos una reducción en los impuestos de energías renovables, además de crear una asociación con varias empresas de coworking, para reducir gastos y, por último, la creación de una app con anuncios. Tras un duro e intenso trabajo a lo largo del día realizamos la presentación de nuestro proyecto con ayuda de los mentores para posteriormente presentarlo delante del jurado.

Gracias a los conocimientos adquiridos durante estos tres años en el Grado de Ciencia, Gestión e Ingeniería de Servicios he podido desarrollar con éxito proyectos como el mencionado anteriormente. Muchas de las asignaturas como: sociología, organización empresarial, inteligencia emocional, desarrollo de servicios, comunicación empresarial, diseño y mantenimiento de servicios han sido herramientas clave para un buen resultado.

La ingeniería de servicios es un grado relativamente nuevo y esto al principio puede asustar un poco y crear mucha incertidumbre, pero es cierto que lo nuevo y la innovación es algo que atrae y gusta mucho. El grado que decidí elegir como futuro no me ha defraudado y estoy segura de que no lo hará. Es un grado que se encarga de fusionar tres ciencias importantes como son: negocios dirigido a las empresas, tecnologías como la programación y las humanidades para entender a nuestro cliente.

Como hemos podido apreciar una estudiante de ingeniería de servicios, como yo, puede ofrecer muchas soluciones e ideas a las diferentes empresas del sector servicios gracias a los conocimientos adquiridos durante el grado. La Ingeniería de servicios avanza hacia el futuro.

Entradas relacionadas