Blog

Unboxing de Ingeniería de Servicios

Acertar en “La Decisión”, contado por un alumno.

Juan Cabañas

Alumno del grado en Ciencia, Gestión e Ingeniería de Servicios en la URJC

Matemáticas, lengua, historia, parciales, finales, selectividad, calor, agobio, tensión, … y cuando parece que todo va a acabar viene “La Decisión”.

La verdad es que en ese momento, yo no tenía ni idea de qué estudiar. Todo el mundo opinaba y había infinitas opciones. A mi me gustaba la tecnología, la empresa, trabajar con personas… Me decían que estudiara una ingeniería tradicional. Y la verdad, no me hacía gracia estar estudiando cuatro o más años asignaturas teóricas que posiblemente nunca fuera a aplicar en mi futuro profesional. Tampoco quería estudiar las típicas carreras comodín que hace la gente cuando no lo tiene claro. Estaba hecho un lío, cuando investigando por internet di con la carrera con el nombre más largo que pudiera imaginar: Ciencia Gestión e Ingeniería de Servicios, investigué y decidí apostar por ella.

En septiembre, arranqué una nueva etapa. Me recuerdo a mí mismo, con los nervios a flor de piel, esperando en la puerta de un auditorio para asistir a una charla que me guiaría por los próximos 4 años de mi vida. Las primeras preguntas que nos hizo la coordinadora, Esperanza Marcos, nos dejaron boquiabiertos: “¿Sabríais definir vuestra carrera? ¿Dónde creéis que trabajaréis cuando terminéis la carrera? “. Me quedé de piedra, no sabía dar una respuesta y no ha sido hasta después de acabar el primer año que he conseguido responder a esa pregunta.

¿De qué se compone la Ingeniería de Servicios?

Durante este curso, he descubierto que Ingeniería de Servicios tiene un alcance super amplio, con asignaturas muy variadas y con contenidos que abarcan desde ciencias de la computación, con asignaturas como programación, arquitectura de computadores o sistemas operativos; hasta otros enfocados a entender el lado más humano de las personas, como inteligencia emocional o con foco en las habilidades de expresión y comunicación.
He aprendido que la ciencia de los servicios se ve reflejada en todas partes y todo lo estudiado tiene una aplicación real a diferencia de la mayoría de carreras que existen, que no ves su utilidad o trascendencia mas allá del próximo examen. En Ingeniería de servicios las asignaturas son muy prácticas.

Colaboradores del grado en Ciencia, Gestión e Ingeniería de Servicios

Las perspectivas profesionales son inmejorables si pensamos que más del 70% de la economía depende del sector que estudiamos. Además, al estar la carrera respaldada por varias multinacionales como IBM, Meliá o EULEN tus oportunidades se multiplican. Cursando esta carrera te ves capaz de empezar trabajando en temas técnicos o de consultoría, o bien acabar gestionando grandes empresas de cualquier sector, por que te da una visión muy global que pocas formaciones te ofrecen.
El entorno, en pleno centro de Madrid, es muy acogedor y te hace sentir un “Ingeniero de Servicios” desde el primer día. Pertenece a una universidad pública, pero con una cercanía con los profesores que no consiguen muchas privadas.

Mirando con perspectiva, este primer año me siento a años luz de cómo estaba antes. He empezado a comprender cómo funciona el principal sector de la economía y he aprendido muchísimos conocimientos que, sin duda, podría utilizar desde ya en el mundo empresarial. La ciencia de los servicios se lleva cociendo desde los 70 y ha revolucionado la forma de la que vivimos, y sin duda ayuda a que las empresas aumenten su eficiencia y rentabilidad.
Siendo realista, pensaba que cursar esta carrera era una aventura arriesgada, pero viéndolo ahora, veo una apuesta segura en una ciencia consolidada por todo el mundo y por eso creo que ha sido una DECISIÓN adecuada.

Entradas relacionadas